INDIGO

Llega un momento en que algo hace “click” en tu cabeza.

Nunca podes ser como los demás, lo intentas y lo intentas y es en vano, simplemente no podes ser igual. No te interesan las mismas cosas, te aburren sus intereses triviales y su búsqueda burda de una vida de casualidades.

Dentro tuyo sabes que estas aquí para algo más, no necesariamente mejor, tan sólo “más”.

Tu cabeza se mueve a un ritmo propio, sin límites de espacio, ves más allá de las cosas y todo resulta tan simple, no hay verdaderas dificultades, sólo hay tareas mas largas. La trivialidad se vuelve efímera y la lógica absoluta rige en tu mente, la realidad se mueve como piezas de ajedrez tornando las acciones futuras en pasos muy claros pero no por ellos más fáciles de tomar.

Buscas desesperadamente una razón de porqué transitas el camino de la soledad sabiendo que esencialmente sos lo que la gente busca y entonces lo ves: no son iguales a vos, es imposible que te entiendan pues se mueven aún con los instintos primarios y biológicos de la mera supervivencia.

Podrías tener lo que quisieras si realmente lo quisieras, pero por tu naturaleza lógica sabes de antemano las consecuencias de tus acciones con cada ramificación posible, y aún así seguís ese camino, elegís “equivocarte” con tal de vivir y sentir. Sabiendo que nunca vas a encajar por completo, elegís tener eso de todas formas, aunque sea por unos instantes, conociendo de antemano que luego probablemente lo vas a perder.

La individualidad tiene un nuevo significado entonces, porque no es la alienación que siempre pensaste sino una forma de sentirte libre por completo, libre de las ataduras de lo común. No ves un árbol bajo el cielo, ves forma, texturas, contrastes de colores, luz, brillo, oscuridad, la infinita extensión del cielo que te hace sentir la libertad y no podes evitar sonreír. No ves simplemente un grupo de personas, ves experiencias, vivencias, pensamientos, necesidad, pasado, presente y por lógica su futuro, ves qué los impulsa y la razón de porqué son como son y qué es lo que los mueve. Porque así ves el mundo, como una compleja conjunción de cosas que convergen en una unidad.

Llega un momento en que algo hace click en tu cabeza y sabes que sos especial, a veces desearías no serlo, pero no es una opción, ya está dentro tuyo y no podes apagarlo.

Sos un color índigo entre un mundo de blancos y negros.

Hoy mi cabeza hizo click.

Anuncios

1 comentario

  1. Es perfecto. lo lei. tambien me ha hecho click la capota


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s