EL SABOR DE LA VIDA

Vieron cómo muchas veces decimos que “hay cosas simples que nos hacen felices” o que “son los pequeños detalles los que le dan sabor a la vida”, pero realmente sabemos cuales son?, estamos al tanto de esas cosas que nos hacen felices? O ya las tomamos tan a la ligera que nos olvidamos cuales son o quizás ni supimos cuales eran en primer lugar.

Pues son estas pequeñas cosas las que motivan a seguir adelante, junto con la alegría de ser, de estar, de vivir y quizás si no te das cuenta de ellas no vas a lamentar cuando no estén, pero algo es seguro, cuando no estén, te vas a sentir miserable, y no vas a saber porqué.

Y qué pueden ser esas pequeñas cosas que nos hacen tan felices?, algo tan simple como sentir la brisa del viento en la cara un día cálido de verano, las juntadas con los chicos cada día aún cuando no queda más que decir, el asado del viernes con los amigos o los del domingo con la familia, la coca a la salida de clases, esa canción que cada ves que la escuchas te dibuja una sonrisa en la cara o la otra que te recuerda esa persona que tanto querés, el ruido de las olas en la costa, el aroma a la lluvia que se acerca o la que termina, recibir regalos en tu cumple, o recibir uno por ningún motivo en particular, el saber que hay personas que te quieren y se preocupan por vos, el saber que hay personas a las que vos querés y te importan, caminar escuchando tú música preferida, los consejos de tu amigo/a que siempre está ahí para escuchar tus problemas, y un sinfín de cosas que pasan día a día y completan un espacio y te hacen querer levantar al día siguiente. Cosas que tal vez creas no necesitar, porque pasa que a veces nos creemos tan fuertes como para llevar al mundo por delante, pero una cosa es segura, no importa que tan fuerte seas o creas ser y que pensas que no necesitas a las personas, no necesitas amar a alguien, que no te importe ese pedazo de tierra al que llamas hogar, puede ser que podas vivir con eso sin enbargo la verdad es que si no lo tenés, no va a pasar un segundo de tu vida en que no lo añores.